Macetas de bioplastico

Plantación sin residuos: las macetas fabricadas con granulado de plástico biodegradable se descomponen completamente en el suelo y se convierten en agua, CO2 y biomasa.

¿Preguntas?

Estamos aquí para ayudar.

Sales Team

+49 2154 9251-0

Las macetas biodegradables son una verdadera alternativa

Las macetas de plástico se han establecido firmemente en la horticultura y son ya indispensables. Se utilizan principalmente para cultivar, embalar y transportar plantas ornamentales y vegetales jóvenes. Además de los viveros, los arboricultores también utilizan grandes cantidades de estos contenedores de plástico. En las macetas para mantener las plantas de forma permanente se utilizan diversos materiales, en particular cerámica, arcilla y hormigón, pero también metales y plásticos.
En cambio, para las macetas de paredes finas y los recipientes para plantas de cultivo se utilizan casi exclusivamente los plásticos. Por lo general, se trata de productos desechables con una vida útil relativamente corta. Cada año se generan cantidades considerables de residuos de plástico, y sólo una pequeña cantidad se recicla y reutiliza eficazmente.
Los recipientes y macetas para plantas se fabrican principalmente con polipropileno (PP), un plástico derivado del petróleo. Por razones de sostenibilidad y coste, desde hace algunos años las macetas se fabrican total o parcialmente con materiales reciclados. Sin embargo, en determinadas circunstancias, el uso de una maceta fabricada con material reciclado puede ser problemático. Los viveros y arboricultores se preocupan por la migración de residuos indeseables al suelo de plantación. Por ello, muchas empresas buscan alternativas más respetuosas con el medio ambiente y que ahorren recursos.

Las macetas degradables de Fibrolon® S y Bio-Flex® son estables y cómodas

FKuR ofrece los granulados Fibrolon® S y Bio-Flex®, que son biodegradables y adecuados para la producción de macetas. Fibrolon® es un material compuesto reforzado con fibras naturales que es adecuado para el moldeo por inyección o la extrusión de perfiles y está hecho de materias primas renovables. Los granulados Bio-Flex® para moldeo por inyección o termoformado se basan en la materia prima renovable PLA. Tanto Fibrolon ® S como Bio-Flex® pueden utilizarse en las mismas máquinas y procesos que los plásticos de origen fósil.

Sólo hay que enterrar y dejar crecer

Gracias a la descomposición de nuestros bioplástico sin residuos, las plantas pueden sembrarse junto con la maceta. La maceta fabricada con nuestros bioplásticos biodegradables y compostables certificados se descompone completamente en la tierra a través de los microorganismos, sin dejar ninguna sustancia nociva para el medio ambiente en el suelo. De este modo, las raíces tienen su espacio para crecer sin que su crecimiento se vea estancado por el cambio de maceta a lecho. Esto hace que los molestos trasplantes sean cosa del pasado.

A pesar de su biodegradabilidad, las macetas fabricadas con Fibrolon® S y Bio-Flex® muestran un comportamiento estable del producto durante su uso. En comparación con las macetas degradables de madera o fibras de coco, las macetas de bioplástico no corren el riesgo de desmoronarse ni siquiera antes de su venta o durante el transporte.

Si desea fabricar macetas a partir de materias primas renovables que sean lo suficientemente estables durante el cultivo y puedan plantarse posteriormente, ha llegado al lugar indicado.

Más ejemplos de productos