La naturaleza como modelo: Nuestra estratégia para plásticos

La naturaleza debería ser modelo para todos nosotros, pues ha desarrollado soluciones que en términos de inteligencia son practicamente insuperables. Todo lo que la naturaleza produce, es utilizado y aprovechado – no hay desechos. En nuestro mundo industrializado, seguimos este ciclo cerrado solo hasta un cierto punto. En cambio, reducimos rápidamente los recursos finitos, que se han generado a lo largo de millones de años en la tierra, y enfrentamos una creciente contaminación y escasez de recursos a mediano plazo.

Nuestro aporte a la economía circular

Los plásticos se han convertido en una parte indispensable de nuestras vidas, y aunque se usan de diversas maneras y a diario, en la actualidad el plástico no goza de una buena reputación. Son hechos a partir de recursos fósiles finitos y se desechan mayoritariamente como envases después de un solo uso. Sin embargo, si el ciclo de vida de nuestros productos plásticos se basa en el ciclo cerrado de la naturaleza, conservamos recursos y recuperamos materiales valiosos de supuestos residuos. Para cerrar este círculo, es esencial que los plásticos se produzcan a partir de recursos renovables, se desechen adecuadamente después de su uso y se vuelvan a incorporar en el ciclo de materiales a través de reciclaje.

Es por eso que en FKuR desarrollamos plásticos innovadores que conservan los recursos y reducen el impacto ambiental. Junto con nuestros clientes, trabajamos en soluciones para diseñar productos de plástico que cumplan con los requisitos de la moderna economía circular y que sean adecuados para el reciclaje mecánico u orgánico:

Los plásticos hechos de materias primas renovables se pueden recolectar junto con los plásticos derivados del petróleo y a través de sistemas de reciclaje ya establecidos. Los materiales reciclados se devuelven al ciclo de material las veces que sea posible, hasta que los productos fabricados a partir de ellos se utilicen finalmente para recuperación de energía. De esta manera, se puede obtener energía de los plásticos biobasados que no producen ningún CO2 dañino adicional, un ciclo cerrado de CO2, en línea con el modelo de la naturaleza.

Los plásticos biodegradables pueden ser reciclados orgánicamente. En particular, cuando los artículos de plástico están contaminados con alimentos, este reciclaje será eficiente. Gracias a su manejo sencillo e higiénico, las bolsas compostables aseguran que se elimine menos residuos a través del contenedor de residuos. Como resultado, la cantidad de residuos orgánicos recolectados por separado y, por lo tanto, el rendimiento del compost valioso se puede aumentar. Al final puede servir como fertilizante, por ejemplo para aquellos cultivos que están al comienzo de este ciclo.

Encontrará aqui nuestra nota de prensa sobre el tema de economia circular y sostenibilidad.

Conozca más sobre nuestra historia.

Nuestra misión y directrices medioambientales.

Conozca mejor nuestros productos – haga clique aqui.

Encuentre el bioplástico adecuado para su aplicación.