En la forma más simple de extrusión de perfiles, los gránulos de plástico (posiblemente juntamente con aditivos) se dosifican a través de una tolva a la extrusora, se introducen en el cilindro calentado mediante un husillo giratorio, allí se funden, se homogeneizan y se transportan hacia la boquilla. Dependiendo de la aplicación, hay muchas variaciones en práctica, entre otros con respecto a la alimentación, el número y la rotación del husillo, la geometría del husillo y del cilindro y la estructura de la pieza. La boquilla también puede ser alimentada con diferentes termoplásticos por varias extrusoras, por ejemplo también con materiales reciclados, resultando en coextrudados concéntricos o formados en capas. Su forma corresponde a la geometría de la boquilla, que puede ser elegida de forma simples hasta compleja y también puede contener destalonados. Un mandrino de calibración que sigue directamente a la boquilla garantiza que la geometría de perfil especificada se mantenga exactamente. Los componentes de sistema subsiguientes a la extrusora transportan los perfiles, los enfrian y cortan.

Para la fabricación de perfiles, el portfolio de productos de FKuR incluye una variedad de soluciones biodegradables y parcial o totalmente biobasadas.