Para la producción de mallas de termoplásticos, primero estos se funden en la extrusora y luego pasan por boquillas que giran en sentido contrario, y que tienen orificios en su periferia. Los hilos extruidos de los orificios internos y externos se sueldan entre sí en los puntos donde se cruzan. El resultado es un tubo de malla sin fin, que posteriormente se enfría, se pliega, se corta opcionalmente en el borde y se bobina.

Para la extrusión de malla, FKuR ofrece grados de HDPE biobasado, así como compuestos biobasados Bio-Flex® compostables industrialmente.