Los termoplásticos expandidos contienen burbujas que han permanecido intactas durante el procesamiento (célula cerrada) o se han unido entre sí (célula abierta).

Un caso especial de plásticos expandidos de células cerradas son los de expansión integral, que suelen producirse por moldeo por inyección. Tienen una estructura densa, estabilizadora y, por ejemplo, colorable, con un número y tamaño creciente de burbujas en función de la profundidad. Todos los tipos son ligeros, aíslan térmicamente y amortiguan el sonido y las vibraciones mecánicas. Los de células abiertas también pueden absorber líquidos y gases.

Las aplicaciones clave incluyen la industria de fabricación de calzado, juguetes, automoción, logística, aeroespacial, embalaje y materiales de construcción.

Se puede expandir los plásticos química o físicamente. Para la expansión química (a temperaturas de fusión de hasta aprox. 250 °C), el granulado contiene aditivos de agentes espumantes mezclados ya en el proceso de fabricación o que se adicionan como masterbatch, que hacen que se formen burbujas de dióxido de carbono o nitrógeno durante el moldeo. Esos gránulos pueden procesarse en máquinas sin complejos sistemas adicionales. En la expansión física, que también es adecuada para temperaturas más altas, se inyectan agentes de soplado adecuados en el fundido durante la extrusión o el moldeo por inyección.

En principio, un gran número de termoplásticos son aptos para foaming. FKuR satisface la demanda de grados biobasados con productos EVA de la cartera de I’m Green™.

Su navegador está desactualizado. Para una mejor experiencia le recomendamos encarecidamente que utilice Chrome, Firefox o Safari.