Dependiendo de la aplicación, una malla deberá ser biodegradable o puramente biobasada. Tenemos ambas opciones para usted en nuestra cartera.

Para producir mallas puramente biobasadas, se recomienda el PE verde HDPE SHE 150. Para la producción de mallas biodegradables, se recomienda en particular el Bio-Flex® F 2110 ya que tiene una alta estabilidad y tiene buena fuerza de recuperación. Con Bio-Flex®, se puede producir tanto mallas extruídas como mallas tejidas.